14 junio 2011

Djay for iPad, mezclando música como un DJ: A Fondo

Es un buen momento para hacer una entrada a fondo de Djay para iPad en Applesfera por dos razones. La primera, que esta aplicación para mezclar música se ha llevado uno de los premios de la WWDC de 2011 como uno de los mejores programas para iOS. La segunda, que gracias a ésto se encuentra disponible a mitad de precio en el App Store, por tan sólo 7,99 euros. ¿Merece la pena comprarla si no tenemos ni idea de quién es Armin Van Buuren o David Guetta? ¿Sabremos ir de metidos a DJ si ni pinchamos ni cortamos en nuestra casa, y mucho menos en la pista de baile?

Esta entrada va dedicada a la gente que como yo lo único que ha hecho ha sido poner discos de uno en uno (y gracias) en guateques locales, pero que ha visto la aplicación de algoriddim y se ha planteado si merecía la pena gastarse los dineros en la misma. Tras el salto una revisión a fondo de la misma y para qué nos puede servir.

Una vez instalada la aplicación, veremos la imagen que aparece sobre estas líneas. ¿Intimidado? Bueno, es para estarlo un poco. La verdad es que la mejor forma que hay para hacernos con la aplicación es ver algunos vídeos de YouTube y leer en la propia aplicación la sección de ayuda. Una vez hecho esto, estaremos preparados para cargar canciones y para comenzar a trastear con la aplicación. Cargar canciones en cada plato es tan sencillo como pulsar en el símbolo musical con el + en la parte superior izquierda de cada plato.

En la página de algoriddim tenemos un montón de vídeos, los cuales aconsejo ver antes de ponernos a pinchar música. También si buscáis en YouTube os encontraréis con bastante información. Si sois de los osados que os lanzáis a usar una aplicación y, cuando todo lo demás falla, os leéis las instrucciones, probablemente no aprovechéis el programa o no le saquéis el jugo que tiene. En la sección de ayuda que se encuentra en la configuración del programa hay algunas pistas y trucos interesantes.

Una vez dicho esto, voy a empezar por lo que nos ofrece el programa. Podremos, una vez pasado el periodo de aprendizaje, hacer nuestros primeros pinitos en el mundo de los DJ. También podremos grabar nuestras sesiones y recuperarlas una vez que conectemos el iPad de nuevo al ordenador. Podremos mezclar desde temas que tengamos en nuestra librería de iTunes, pero no podremos tirar de bancos de loops o de ritmos como sí que hacen los verdaderos profesionales. ¿Es poco? Que va, es bastante divertido jugar con los controles y mezclar temas que tengamos en nuestra librería, y como primer paso a ponernos a pinchar la verdad es que es bastante completo por lo que cuesta.

Si queremos reproduccir nuestra canciones de la librería de iTunes con transiciones automáticas entre nuestros temas, tenemos la posibilidad de hacerlo con el botón automix. Esto me recuerda a que desde la aplicación iPod de iOS no tenemos la posibilidad de reproducir solapando temas para que no haya espacios en blanco. Como la aplicación intenta sincronizar el ritmo de las dos canciones, puede que sólo por esto nos interese pagar la licencia de la misma. El truco es encontrar temas con un bpm o ritmo similar, y el programa hará un trabajo bastante digno sincronizando todas las canciones, utilizando cuatro posibles transiciones (Fade, Backspin, Inverso, freno). O bien dejarle que vaya reproduciendo toda nuestra biblioteca sin intervención humana con transiciones de unos 5 o 10 segundos, con lo que funcionará igual de bien o de mal que en iTunes, pero no tendremos espacios sin canciones entre los temas.

Si queremos comenzar a ensayar para ser los reyes de la cabina de la disco, tenemos en la punta de nuestros dedos unas cuantas opciones interesantes. Éstas van desde la posibilidad de marcar hasta tres cues o puntos en los discos desde los que lanzar o sincronizar de nuevo los temas, hacer scratching con uno o más dedos sobre los discos para hacerlo de forma automática, subir o bajar individualmente el volumen de cada uno de los temas, sincronizar de forma automática o manual los ritmos, bajar la velocidad de reproducción, visualizar las formas de onda para encontrar cuál es el punto exacto de reproducción, crear loops o partes que se repiten de forma automática, manual o bounce.

La curva de aprendizaje existe, no os voy a engañar, pero cuando conseguimos hacer una buena transición o un buen scratch siguiendo el ritmo la verdad es que es de lo más gratificante.

¿Algunas pistas para empezar? Uff, como dice el refrán "doy consejo a fuer de viejo, nunca sigas mi consejo". Recomiendo que comencéis con temas que os gusten y que tengáis más de una versión, como por ejemplo un maxisingle. Esto va a facilitar el trabajo del programa y del vuestro a la hora de mezclar y lanzaros. Luego podéis buscar temas con el mismo bpm o con un ritmo similar y sincronizarlos. Antes de poneros a editar y a poner cues, usar la opción de loops.

Creo sinceramente que al precio de promoción al que está ahora, Djay es un programa más que recomendable. No os va a sacar de pobres ni vais a ganar 50000 euros en una noche (o más) como ganan los maestros de la aguja. Seguro que los profesionales lo verán como algo para trastear y para ensayar cosas, no sé si para mucho más. Pero es divertido, os sirve como reproductor musical, y lo podéis llevar tanto en el iPad como en el iPod Touch o iPhone. Eso sí, pagando por separado dos veces porque no es la misma aplicación en el iPad y en el Touch/iPhone.

Más información | algoriddim

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada